Pulgas

Las pulgas son parásitos externos que pueden ser encontrados adheridos a la piel de sus hospedadores. Sus cuerpos son brillantes y de color café-rojizo. Están cubiertas con un pelo microscópico y su pequeño tamaño les permite moverse con facilidad a través del pelaje del animal. Las pulgas no tienen alas; no obstante, son capaces de brincar largas distancias. Tienen tres pares de patas alargadas. La pulga del gato es la especie que se encuentra en la mayor parte en Norteamérica; sin embargo, la pulga del perro, la pulga pegajosa y la pulga del hombre, también pueden ser encontradas en este país. Las pulgas comúnmente atacan a personas, perros, gatos, pollos, conejos, ardillas, ratas, ratones y otros animales domésticos o salvajes. La pulga hembra pone sus huevos en la superficie del pelo del anfitrión. Los huevos se caen posteriormente y pueden infestar tapetes, tendidos y muebles para que la larva pueda eclosionar al cabo de 14 días. Múltiples métodos de tratamiento son comúnmente empleados para erradicar poblaciones de pulgas. Las mascotas que sufren de picaduras de pulgas se rascan a sí mismas incansablemente. Las pulgas también se alimentan de las personas y algunas de ellas desarrollan reacciones alérgicas. Las pulgas también pueden portar enfermedades humanas como tifus y tularemia.